Tummo es una antigua técnica de meditación de los monjes tibetanos que forma parte de los míticos Seis Yogas de Naropa, un tipo de yoga tántrico que se desarrollo en la cordillera del Himalaya, donde los yoguis tibetanos que practican Tummo aumentan la temperatura de su cuerpo hasta 18 grados. Los lamas del Tíbet, de los cuales aprendio las técnicas de Tummo Jesus Bonilla, no hacen este tipo de yoga para demostrar nada, utilizan el Tummo para espiritualizarse al quemar los miles de malos pensamientos que atraviesan nuestra mente y reorientar el proceso de pensamiento a una dinámica más constructiva con la redistribución consciente del calor sexual, metabólico basal y psíquico.

TUMMO YOGA TIBETANO DEL CALOR INTERNO

Los lamas del Tíbet practican ejercicios de Tummo ó Tumo, también denominado Yoga Tibetano del Calor Interno en los Himalayas mediante el secado de su ropa mojada o sábanas puestas sobre sus cuerpos desnudos que a menudo sumergen en arroyos de aguas gélidas a la intemperie a una altitud de 4000 metros, en ocasión de iniciaciones, de noche, y expuestos a las bajas temperaturas de congelación exterior. Este secado lo realizan con el único calor interno que producen sus cuerpos al practicar la meditación Tummo, visualización y respiración.

¿Quiénes son estos yoguis poderosos que practican esta técnica de la meditación denominada Tummo?: La tradición Kagyu del budismo tibetano que se remonta en el tiempo a las enseñanzas del místico Yogui de la India Tilopa discípulo de Nagarjuna y maestro de Naropa a quien se atribuye la sistematización de estas técnicas tibetanas en los famosos seis tipos de yogas de Naropa de los cuales Tummo es uno de ellos. El yoga del calor interno Tummo Yoga trata de la meditación que exalta el calor interior y se practica para controlar el cuerpo sutil y llevar a cabo los yogas superiores de este esotérico compendio de yoga tántrico que se practica en el Tíbet desde hace siglos por los monjes budista.

¿Cuál es el objetivo de practicar ejercicios de meditación Tummo?: Esta trascendental meditación Tummo está basada en la antiguas enseñanzas tántricas tradicionales y las doctrinas del Karma Kagyu, que se basan en la creencia común de que nosotros los humanos, como seres conscientes, nacemos con la energía Kundalini orientada a fluir libremente y el efecto de esta energía sobre los Chakras y la mente se pierde por preocuparse por los diferentes tipos de cosas en nuestra vida diaria. En el Prana que absorbemos con la respiración física se hallan los Bindus cuya trascripción es semillas esenciales, Tigle en tibetano, con tonalidades cromáticas blancas o rojas. Para reconducir el proceso, en lugar de preocuparse, la meditación Tummo se practica para concentrarse y quemar todos esos pensamientos preocupantes y mantener nuestra mente y cuerpo sano. Por lo tanto, Tummo es, básicamente, canalizar todas las energías preocupantes transmutándolas en energías productivas.

¿Cómo es la práctica de la Meditación y el Yoga Tummo?: Como ya he dicho anteriormente, Tummo es básicamente una técnica de respiración. Tenemos que sentarnos sobre el suelo o sobre una estera de yoga con las piernas cruzadas en posición de Loto una sobre la otra o en la postura de medio Loto si no tenemos flexibilidad en las articulaciones y con las manos colocadas sobre las rodillas. Luego con los ojos cerrados o ligeramente entreabiertos, nos concentrarnos en expulsar o esquivar todos los pensamientos de nuestras mentes que están surgiendo de continuo desde varias direcciones. En cuando a la respiración, los movimientos notables suceden en nuestro intestino, es decir que la respiración se ejecuta con el diafragma, se trata de dirigir este arriba y hacia abajo. Por lo tanto, hay que concentrarse en el movimiento del diafragma durante los períodos de la inhalación y la exhalación. Poco a poco empiezan a aminorar los pensamientos, a continuación, nos concentrarnos en las aletas de la nariz para sentir sin participar la respiración al inhalar y exhalar. Una vez que somos capaces de permanecer sin concentrarnos en ningún tipo de pensamientos errantes, imaginamos que nuestro cuerpo es como un globo hueco y visualizamos que una lámpara de aceite con su llama se coloca en el centro descargando el calor en el globo hueco del interior del cuerpo. Poco a poco, nuestro cuerpo comenzará a calentarse. Es normal que si tu voluntad aún es débil, te tome tiempo todavía hasta que domines esta técnica Tantra del Tummo y comenzar a generar calor. Está demostrado que afrontando la meditación con la máxima espiritualidad y realizando la práctica de los ejercicios respiratorios de Tummo Yoga como un ritual religioso cualquier persona puede hacer lo inimaginable.

BENEFICIOS DE LA MEDITACIÓN TANTRICA TUMMO

Además del placer de la práctica del Tummo y los otros cinco yogas de Naropa en sí, que se realiza en mágicos lugares de esplendorosa naturaleza virgen (yo Tanumanasi he practicado Tummo en los Himalaya con cantidad de nieve y hielo, y cuando estoy en España, durante el invierno, lo hago en Pirineos y en la Sierra de Guadarrama de Madrid donde resido, y este verano hago un retiro de yoga en Alpes), existen innumerables beneficios que los yoguis experimentamos como consecuencia de hacer la meditación tántrica Tummo.

1º Nos da un poder inimaginable para combatir el frío y de este hecho, yo, el maestro Tanumânasî, doy testimonio.

2º Despeja cualquier tipo de formas de placas o ateromas dentro de nuestras arterias o venas evitando las obstrucciones, resumiendo, mantiene el corazón fuerte y saludable hasta muy avanzada edad.

3º Siendo básicamente el Tummo o Tumo una poderosa técnica de respiración, lógicamente, como mínimo, mantiene a nuestros pulmones sanos.

4º Se mejora extraordinariamente el poder de la concentración.

5º Mejora la capacidad de memoria y retención.

6º Hace que la mente y todo nuestro ser esté más tranquilo y compuesto, además del rejuvenecimiento del cuerpo y otros incontables beneficios para la salud que aporta toda técnica de yoga.

7º Finalmente, esta poderosa práctica del Yoga Tummo esclarecerá como un soplo Divino la oscuridad de la negatividad y de los kármicos sufrimientos del cuerpo y de la mente, los extraordinarios beneficios del Tummo Tantra harán surgir para ti el Sol y la Luna de la felicidad, incrementando el poder de percepción y comunicación con todos los seres.

Si eres un buscador, practica las Seis Doctrinas: Calor, Cuerpo Ilusorio, Sueño, Clara Luz, Transferencia de Conciencia y Bardo. La clave de la búsqueda de Tummo y de los Seis Yogas de Naropa es: Neldyor.


-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los deportes del barranquismo, el rafting y el kayak en aguas de alta montaña como las del río Ara en Torla, a la salida del Valle de Ordesa y Bujaruelo, en el Pirineo Aragonés, pueden ser emocionantes, relajantes, divertidos y gratificantes en un momento y fríos y aterradores en el siguiente. Todo depende del tipo de condiciones en que te encuentres, en este caso, el mayor o menor contacto con el agua helada y el tiempo que estés en ella.

TUMMO CALOR PSIQUICO

He visto las caras de mis alumnos en los retiros de Tummo yoga tibetano del calor psíquico en los que solemos hacer este tipo de actividad de bajar barrancos y ríos. Pero aún es más divertido cuando en el Río Arazas arriba de San Nicolas de Bujaruelo o el Río Eriste en el valle de Benasque, prescindimos de la barca y hacemos determinados recorridos únicamente flotando sobre el agua con el traje de neopreno. Cuando reconozco esta mirada de estar helados en los ojos de mis alumnos, junto con el castañeteo de dientes y la flojera en el cuerpo, les doy los ejercicios de respiración del Tummo Yoga para realizar junto con una visualización creativa. Esto ayuda a calmar sus nervios, calentar unos grados el cuerpo, a la par que ayuda a prevenir la aparición de pánico que puede paralizar a incluso al más ávido y experimentado barranquista.

Cualquier practicante del descenso de barrancos, o del deporte del kayak, que agregará la disciplina de la meditación Tummo en su rutina diaria, comprobará que este tipo de yoga tibetano resulta ser una herramienta muy útil cuando después se enfrenta con la posibilidad de que su aventura se está convirtiendo en lo que yo defino como terror frío.

La siguiente técnica de la meditación tibetana Tummo yoga del calor interior, relaja la mente, disminuye el ritmo cardíaco y la presión arterial y aumenta la temperatura corporal. Un ajuste perfecto en el arte de manejar el frio paralizante que puede ponernos en serio peligro.

TUMMO EJERCICIOS MEDITACION DEL CALOR INTERNO

Es preciso sentarse cómodamente sobre una base dura en nuestro lugar de meditación si estamos en casa, o en la naturaleza en la postura del loto y generar una fuerte motivación positiva para hacer esta práctica de Tummo meditación del calor interno. Determina desde el principio mantener tu mente relajada, concentrada y libre de las expectativas durante toda la sesión. Iniciar la práctica por visualizar el canal central Sushumna como un tubo hueco transparente cuya amplitud es aproximadamente de un dedo de diámetro. Este conducto corre hacia abajo a través del centro del cuerpo, justo en frente de la columna vertebral, descendiendo desde la corona de la cabeza (Sahasrara Chakra) a la base de nuestra espina dorsal (Chakra Muladhara).

A continuación hay que visualizar los Nadis derecho e izquierdo, Ida y Pingala, ligeramente más delgados que el canal central Sushumna. Estos dos nadis que parten entrelazándose desde las fosas nasales izquierda y derecha respectivamente, comienzan por viajar hacia arriba a la parte superior de la cabeza en el Brahmarandhra y luego curvan abruptamente hacia abajo descendiendo como dos serpientes enredadas en los Chakras y a ambos lados del canal central. la visualización debe ver a Ida y Pingala entrar en el canal central Sushumna en una amplitud de aproximadamente 8 cm del Hara o punto por debajo del nivel del ombligo.

Podemos tomarnos tanto tiempo como nos apetezca para construir en la pantalla de nuestra frente esta visualización. Una vez que la imagen está estable, imaginar una brasa roja y caliente del tamaño de un garbanzo dentro del canal central a nivel del ombligo. Para fortalecer esta visualización del Tummo yoga tibetano, podemos imaginarnos alcanzando una hoguera, sacando a continuación una pequeña ascua roja muy brillante y colocándola en el Sushumna. Una vez la he puesto allí, os puedo asegurar que yo realmente siento su calor intenso.

Ahora, con la finalidad de aumentar el calor interno, hago girar suavemente los músculos de la pelvis, concentrándome en el interior, y de esta manera consigo llevar la energía del Prana del aire respirado depositada en el Chakra Swadhishthana a la brasa. A continuación, suavemente hay que hacer una respiración yoga completa a través de los orificios nasales. El aire viaja raudo desde las fosas nasales impulsando el Prana a través de los canales derecho e izquierdo hacia donde los nadis Ida y Pingala entran en el canal central Sushumna justo por debajo del nivel señalado anteriormente del ombligo. El aire se une con el calor allí presente y con la energía Kundalini que asciende desde abajo en Muladhara.

Se debe detener la inhalación, inmediatamente tragar literalmente el aire llegado debajo del estómago y empujar suavemente con el diafragma para comprimir firmemente la energía desde arriba hacia abajo: ahora la energía de la respiración está completamente bloqueada, el aire se encuentra comprimido desde arriba y abajo. Ahora se trata de retener la respiración en Kumbhaka todo el tiempo que nos sea relativamente cómodo hacerlo. Llevamos la concentración completamente sobre la brasa ardiente en el área del ombligo, cuyo calor logramos incrementar y difundir como resultado de la energía del aire fuertemente comprimido.

Cuando estemos listos, se deban relajar los músculos que se encuentran ligeramente tensos y exhalar suavemente y completamente. Aunque el aire exhalado sale a través de los orificios nasales, se debe visualizar que se eleva a través del canal central y disuelve allí en Sushumna. Sentiremos entonces que el calor que emana de la brasa ardiente en el centro del vientre constantemente aumenta y se extiende, imaginamos que este calor es Kundalini que despierta y al elevarse empieza a quemar los bloqueos en cada Chakra y que este fuego comienza también a calentar la concentración de energía maravillosa dorada existente en el Chakra corona Sahasrara. Sin embargo, el punto focal de la concentración de este ejercicio de Tummo Yoga es siempre el calor de la brasa ardiente en el área interior por debajo del ombligo. Una vez finalizada nuestra primera exhalación, volvemos a apretar los músculos inferiores cerrando el periné, inhalar una segunda vez, tragar y empujar de nuevo hacia abajo con el diafragma, así volvemos a comprimir el aire en el calor y, a continuación, exhalamos, lanzando literalmente el aire en el canal central una vez más.

Repetir el ciclo rítmicamente siete veces en total, en esta secuencia, la intensidad del calor crece con cada aliento. En la séptima exhalación, si por la propia naturaleza del ejercicio no se produce, hay que imaginar que la brasa caliente ahora quema, su brillo se intensifica y estalla en llamas. El fuego se dispara hasta el canal central, consumiendo completamente, purificando y liberando la energía bloqueada en cada Chakra. En Sahasrara, el Chakra corona, las llamas finalmente se funden y liberan la energía maravillosa plateada, que como de un cáliz vierte al canal central purificando y proporcionando el éxtasis en cada uno de los siete Chakras.

Finalmente, cuando se cumpla el periplo de las llamas en el Chakra Swadhishthana, ocurre una explosión de felicidad. Este maravilloso calor interno que proporciona el Tummo fluye a través nuestro encendiendo cada átomo y célula del cuerpo que brilla envuelto en intensa luz como un arco iris. Hay que serenarse y concentrarse en este estado dichoso sin tensión o expectativa, sin aferrarse a él o analizarlo. Simplemente relajarse y disfrutar del éxtasis. Notaremos, no importa cómo de fuerte sea el estado estático, que nuestra mente y cuerpo están tranquilos y controlados, a diferencia de nuestras experiencias habituales de placer y bienestar físicos cuando el cuerpo está perturbado y la mente emocionada y descontrolada. Si tras ese momento la mente tiende a deambular de nuestra concentración a otros objetos (los objetos pasados o futuros, de apego o aversión a situaciones y personas, enfocamos su atención sobre el tema en el que se debate el pensamiento, la mente percibe el objeto y deja al instante de distraer al pensador. Viendo claramente el tema hasta donde se produce la distracción, el pensamiento desaparece, entonces tornamos a concentrarnos nuevamente en el sentimiento del éxtasis maravilloso.

Análisis del sentimiento obtenido en la Meditación Tummo Yoga Tibetano del calor interno: Haber alcanzado un estado de claridad semejante demuestra que la Meditación Tummo es óptima para descubrir la naturaleza de la mente. Después de utilizar el ejercicio de Yoga Tibetano del Calor Interno para concentrarse en nuestro sentimiento, notaremos como la mente cede siendo absorbida en nuestro sentir durante algún tiempo, es preciso analizar entonces contemplando sin apego ni rechazo cada una de las siguientes preguntas. Tardar tanto tiempo como sea necesario.

1º ¿Es la sensación que experimentamos permanente o impermanente? ¿Cómo? ¿Por qué?

2º ¿Es el sentimiento maravilloso o generador de sufrimiento? ¿Cómo? ¿Por qué?

3º ¿Está el sentimiento experimentado relacionado o es ajeno al sistema nervioso y a la mente? ¿Cómo?¿Por qué?

4º ¿El sentimiento existe inherentemente, desde su propia naturaleza, sin dependiendo de otra cosa, o no? ¿Cómo? ¿Por qué?

5º Examinar cada punto desde todos los ángulos. Resumiendo nuestra conclusión para terminar la sesión de meditación Tummo y luego dedicar cualquier energía positiva y conocimiento adquirido durante la meditación tántrica para su ilustración rápida y beneficio de todos los seres vivos con el intimo convencimiento de que desde lo más pequeño hasta lo más grande, todas las vidas se sostienen.

Jesus Bonilla

Mi nombre es Jesus Bonilla aunque en muchos sitios me conocen por yogui Tanumanasi, soy Maestro de Yoga y veo el mundo desde Madrid donde trabajo. Desde niño adicto al Yoga y a las montañas, sobre todo Pirineos y Alpes Dolomitas, escribo sobre Yoga, Meditación y lo que pasa por mi cabeza cuando no estoy haciendo trekking, de viaje en Oriente (casi siempre India), y cuando los retiros y mi sadhana me dejan tiempo libre. Te invito a formar parte de mi Comunidad Yoga de Jesús Bonilla en Google Plus.


Licencia de Creative Commons Yogallimite by Jesus Bonilla Fraile is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Protected by Copyscape Duplicate Content Detection Software