Una práctica antigua utilizada por los practicantes de yoga y meditación que aumenta la conciencia espiritual es la de estimular los Chakras. Los seres humanos tienen en sus cuerpo una red de nervios que está interconectada con los órganos sensoriales que se encarga de interpretar el mundo físico. Un Chakra, o centro de energía, actúa como una bomba, que bombea y dirige la energía a través de su sistema. El objetivo de Kundalini, Hatha y todas las formas de yoga es estimular hasta equilibrar cada uno de los siete Chakras del cuerpo astral. Jesus Bonilla afirma que puede obtenerse valiosa ayuda de cristales y piedras que son capaces de armonizar la energía vivificando los colores de los chakras de la salud.

EQUILIBRAR LOS CHAKRAS

Las asanas, la meditación zen, la respiración pranayama, la recitación de mantras causan una polaridad de vibración. El cerebro reacciona mediante la creación de un tercer tono capaz de equilibrar los Chakras que era la diferencia entre los dos. El cerebro reacciona instantáneamente a estas frecuencias que causan un cambio o alteración de conciencia. Estas antiguas prácticas de los Rishis de la India fueron diseñadas para traer tu mente directamente al estado Theta baja sin necesidad de cualquier práctica artificial u otros factores como drogas o estupefacientes.

Si te preocupa que tus Chakras estén desequilibrados mi consejo es que descubras toda la información que puedas y después dejes de hacer preguntas de sondeo sobre lo que está sucediendo dentro de tu cuerpo y empieces a trabajar el yoga para elevar tus niveles de energía. ¿Qué puedes hacer por tu cuenta para solucionar el problema y estimular tus Chakras o aliviar el desequilibrio? Existen algunos ejercicios para tratar de ayudarte en la tarea de aprender a navegar hacia el bienestar de tus Chakras y despertar Kundalini.

Hay siete Chakras situados en el cuerpo humano: en la base de la espina dorsal, zona lumbar, el plexo solar, corazón, la garganta, la frente o de tercer ojo y la corona de la cabeza. Cada uno de estos Chakras corresponde a un estado de conciencia espiritual que abarca la conciencia, la curación física, y la unidad global. Para despertar la energía Kundalini dormida en el Muladhara, primero debes despertar los Chakras y luego alinearlos. Estas ruedas místicas son despertadas a través de la meditación. El desarrollo de los Chakras es un proceso que tiene lugar en vez de un único objetivo.

Preparar un espacio de meditación y apartarse en él al menos una hora para realizar la meditación completa. Siéntate cómodamente con las piernas cruzadas en postura del loto y una mano en cada rodilla. Cierra los ojos y respira lenta y profundamente en el transcurso de toda la meditación. Visualiza cada Chakra de color, al equilibrar los elementos y la energía que hay en él con el fin de despertar su centro.

Concéntrate en la tarea de despertar y equilibrar el primer Chakra en la base de la columna vertebral, llamado Muladhara, sede de Kundalini Shakti. El color del primer Chakra es rojo y su energía se corresponde con el elemento tierra, tu identidad física en el mundo y tu sentido de la tierra.

Despierta el segundo Chakra en los órganos genitales, llamada Swadhishthana. El color naranja y su energía se corresponde con el elemento agua, tu identidad emocional y tu sentimiento de la sexualidad.

Disponte a despertar el tercer Chakra del plexo solar, llamado Manipura. El color amarillo y su energía se corresponde con el elemento fuego, tu poder personal y la activación del metabolismo.

Céntrate en despertar el cuarto Chakra del corazón, denominado Anahata. El color es verde y su energía se corresponde con el elemento aire, tu capacidad de amor y tu Bodhisattva de compasión.

Concentra tu atención en despertar el quinto Chakra de la garganta, conocido por Vishuddha. El color es azul y su energía se corresponde con el sonido, tu identidad creativa y de comunicación. Después de visualizar el Chakra, repite una serie de mantras, ya que este es un centro que reacciona al sonido. Recita los sonidos semilla o Bija Mantras de los 7 Chakras: LAM, VAN, RAM,YAN, HAM, KSHAM y un período de silencio para el séptimo con el OM mental varias veces.

Imagina que despiertas el sexto Chakra en la frente en el entrecejo, en la posición del tercer ojo, llamado Ajna. El color es el índigo y su energía corresponde a la luz, tu manera de ver y de percibir por medio de la intuición. Después de visualizar Ajna, abre los ojos y concéntrate en un objeto de color como una pieza de fruta o un cuadro, ya que este centro energético es un Chakra visual.

Medita en la parte superior de tu cabeza para despertar el séptimo Chakra de la corona, llamado Sahasrara. El color es morado difuminándose en un blanco puro y su energía se corresponde con tu pensamiento de conciencia y sabiduría.

ALINEAR LOS CHAKRAS

Sentado en Padmasana, posición de loto, vacía tu mente de todo pensamiento y respira profundamente durante varios minutos sintiendo como todos tus Chakras han despertado. Poco a poco te tiendes sobre tu espalda y extiendes los brazos pegados al tronco. Cierra los ojos e inhala con respiración yoga completa 3 veces.

Visualiza tus Chakras alineados, desde tu corona Sahasrara a la base de tu espina dorsal Muladhara. En esta visualización, cada Chakra debe ser del mismo tamaño y se extiende en una línea recta a lo largo de tu columna vertebral. Empieza por visualizar el Chakra raíz Muladhara en la base de la columna vertebral lentamente extendiéndose por todo el cuerpo como energía blanca pacífica. Visualiza ahora el Chakra Swadhishthana de tu pubis lentamente extendiéndose por todo el cuerpo como energía blanca pacífica. Repite esto con los otros cinco. Tras finalizar, abre los ojos y respira profundamente en pranayama durante varios minutos.

COLORES DE LOS CHAKRAS

Cada una de esas misteriosas ruedas energéticas llamadas Chakras está representada por uno de los colores del arco iris. Es una ancestral creencia en muchas prácticas basadas en lo espiritual, que los Chakras son las siete esferas de color de la energía dentro de nuestro espíritu. Estos poderosos 7 Chakras rigen la mente y el flujo de energía del cuerpo humano. Estas esferas debido a nuestra vida artificial se desequilibran y llenan de impurezas psíquicas, por lo que de vez en cuando es preciso hacer una limpieza de Chakras. Si te sientes como si tu vida estuviese por lo general fuera de equilibrio, puede ayudarte el alinear tus Chakras iluminados. Una práctica de la meditación yoga te permitirá visualizar cada Chakra y armonizarlo dentro de ti para volver a equilibrar la energía de tu cuerpo. Es preciso realizar este ejercicio cada vez que sientas que tu energía está fuera de balance con la tierra.

Siéntate o acuéstate en la semioscuridad en un lugar cómodo y tranquilo en el que tengas la suficiente intimidad para alinear y hacer la limpieza de tus Chakras. Cierra los ojos y comienza a respirar lenta y profundamente para relajar tu cuerpo. Inspira por diez segundos vez y mantén esta respiración durante otros diez segundos antes de exhalar lentamente durante 10 segundos. A pesar de esto, no debes estar respirando con dificultad, la idea es oxigenar tu sangre y relajar el cuerpo.

Visualiza el Muladhara, tu Chakra de la raíz como una esfera brillante de color rojo en la base de su espina dorsal. Cuando respires, visualiza esta luz roja encendida cada vez de color más brillante y más vibrante. Cuando estés satisfecho porque sientas que has sanado y armonizado el Chakra de la raíz, será cuando habrás completado el ejercicio de limpieza con el aliento.

Visualiza tu Chakra sexual Swadhishthana como una esfera de color naranja brillante en el centro de tu vientre. Repite paso a paso el ejercicio de limpieza con la respiración mencionado para Muladhara.

Visualiza Manipura, tu Chakra del plexo solar como una esfera brillante amarillo en la base de tu caja torácica. Haz limpieza con el ejercicio de respiración pranayama.

Visualización de Anahata, tu Chakra del corazón como un astro que brilla de un color intensamente verde en el centro de tu pecho. Utiliza el ejercicio.

Visualiza el Vishuddha, tu Chakra de la garganta como un orbe de color azul brillante en el centro de tu cuello junto a la glándula tiroides. Repite el ejercicio de respiración de limpieza.

Visualiza Ajna, tu Chakra del tercer ojo como una esfera brillante de color púrpura en el centro de tu frente. Limpiar el centro del entrecejo con la respiración.

Visualiza Sahasrara, tu Chakra coronario como una esfera brillante de color blanco unos milímetros por encima de tu cabeza. Utilice el ejercicio para armonizar.

Visualiza una cordón de plata atado a todos tus Chakras, comenzando por el de la coronilla. Imagina que te encuentras tirando poco a poco de esta cadena para alinear todos los Chakras en una línea recta en equilibrio por el centro de tu cuerpo al final de la cual en Muladhara se encuentra Kundalini despierta.

Al finalizar el ejercicio, abre lentamente los ojos y tómate unos minutos de relajación para ajustar tu mente y equilibrar las sensaciones de tu cuerpo antes de continuar con tu día.

LOS CHAKRAS Y LAS PIEDRAS

Según la sabiduría del yoga descubierta por los antiguos sabios Rishis de la India, hay siete Chakras principales cuyas vibraciones que parten de Kundalini corren como ríos por la columna vertebral. Estos Chakras son Mandalas que monitorean la energía que coloreada corre por tu cuerpo. Estos centros similares a los de la Tierra se encuentran en el humano en la parte superior de la cabeza, el centro de su frente, su garganta, el corazón, el abdomen superior, parte inferior del abdomen y la pelvis.

Cuando las ruedas iluminadas o Chakras están funcionando correctamente, la persona se siente bien. Desafortunadamente para la gente, las emociones negativas, el estrés y la enfermedad pueden bloquear sus Chakras, pasando de Sattva a Tamas, la creación del letargo y la infelicidad. Para evitar que esta desgracia suceda, se necesita un método fiable para equilibrar tus Chakras. Por fortuna, muchos Yogui y más recientemente los terapeutas, han encontrado que, mediante el uso de cristales o piedras que se corresponden con el color de los Chakras, los bloqueos se quitan y se produce un alza increíble de la energía iluminada. Sigue estos pasos cuando lo precises, al igual que lo hacen muchas otras personas, y tú también podrás equilibrar los Chakras y las piedras.

Cristales para armonizar que necesitas:

• Un cristal de cuarzo claro

• Un cristal de color violeta o morado

• Un cristal azul

• Un cristal de color verde

• Un cristal amarillo

• Un cristal de color naranja

• Dos cristales rojos

EJERCICIO PARA EQUILIBRAR LOS CHAKRAS EN TRES MINUTOS: Acuéstate sobre tu espalda, en el suelo o sobre una colchoneta firme y de esta manera fácil podrás equilibrar los Chakras en apenas tres minutos.

1. Coloca un cristal de cuarzo transparente en la parte superior de la frente, en la línea del cabello. Aquí donde pones esta piedra es donde el Chakra de la corona Sahasrara se encuentra, su color es blanco o violeta, y es él quien dicta las reglas de tu naturaleza espiritual.

2. Coloca una piedra violeta o púrpura en el centro de la frente, encima del entrecejo, justo encima de los ojos. (Una amatista es una excelente opción.) Este es Ajna, el Chakra del tercer ojo, es de color añil, y las dictamina con su sabiduría iluminada las reglas de tu capacidad intuitiva.

3. Ubica un cristal azul en la garganta, justo en la media luna que forma el tórax. (Una piedra de color aguamarina funcionará bien aquí.) Esta es Vishuddha el Chakra de la garganta, su color es azul, y determina las reglas de la comunicación.

4. Pon una piedra verde en el centro de tu pecho. (El cuarzo verde es una estupenda opción). Esta es Anahata, tu Chakra del corazón, su color es verde esmeralda, y dirige los controles de tus emociones.

5. Sitúa un cristal amarillo en el centro de tu estómago, alrededor de un centímetro por encima del ombligo. (Jade amarillo funciona bien en el plexo.) Este es Manipura , el Chakra del plexo solar, su color es amarillo, y determina las reglas de tu poder personal y la voluntad.

6. Coloca una piedra de color naranja justo entre el ombligo y el pubis, sobre el hara. (Un cuarzo citrino es genial.) Este es Swadhishthana, tu Chakra sacro, su color es naranja, y dirige las reglas energéticas manifestadas en tu capacidad procreativa y creativa.

7. Ubica una piedra roja en cada lado de la pelvis. (Dos cristales ámbar rojos es una buena opción aquí.) Este es Muladhara, tu Chakra base, su color es rojo, y dictamina el poder de la Serpiente Kundalini en ti, su energía dicta las reglas de tu deseo sexual.

Una vez que hayas terminado de colocar los cristales en los lugares indicados del cuerpo, cierra suavemente los ojos. Comienza a inhalar tipo respiración yoga completa lenta y profundamente. Con cada inhalación, imagínate la respiración en los colores de cada uno de tus cristales. Imagina como se absorben los colores de las piedras en sus Chakras específicos.

Respira sintiendo la energía de la Tierra en ti, su poder de sanación en tus pies, en tus manos, en todo el cuerpo, meditando en cada uno de tus cristales / Chakras, durante 3 minutos los verás iluminados. Debes practicar este ejercicio del equilibrio de tus Chakras siempre de esta manera por lo menos una vez al mes. También puedes prolongarlo por el tiempo que quieras.

Las piedras preciosas y semipreciosas están vivas y cargadas de fuerzas espirituales. En los cristales vibran las energías sutiles, que pueden ser adaptadas para que coincidan con tus vibraciones personales ayudándote a armonizar la curación y el equilibrio. Egipto, China, India, Tíbet, desde hace milenios los cristales de colores y las piedras se usan para estimular los siete Chakras del cuerpo humano, ubicados desde la corona de la cabeza a la base de la columna vertebral. La energía de cada Chakra tiene su resonancia en los cristales. Cuando uno de los siete centros energéticos no está en armonía, las piedras se encargan de alinear y estimular los Chakras afectados produciéndose de este modo la sanación.

1. Pon por la noche un cristal blanco debajo de la almohada para estimular el Chakra de la coronilla mientras duermes. Las piedras blancas promueven el bienestar y levantan la autoestima. Evita la estimulación directa de Sahasrara.

2. Sírvete de piedras violeta, como la amatista para estimular el Chakra de la frente. Ubica un cristal violeta en el entrecejo para aumentar la concentración y la agudeza mental. Quédate quieto y frota suavemente la piedra en el área del Tercer Ojo de la frente por unos minutos. Un relajado tratamiento con el cristal del Chakra de la frente te ayudará a ver profundamente en las cuestiones complejas.

3. Es posible aliviar el dolor o malestar en el oído, la nariz y garganta, estimulando el Chakra de la garganta con una piedra azul. Ideal el lapislázuli o cualquier piedra azul en la garganta. Esto aliviará los problemas con las glándulas como la tiroides, así como la enfermedad periodontal. La garganta es nuestro centro de energía para la comunicación. También puedes usar colgada una gargantilla con una piedra azul.

4. Tiéndete acostado con una piedra verde o rosa en el Chakra del corazón. Un cristal de jade o cuarzo rosa aliviarán mucho el estrés, problemas emocionales severos y problemas del corazón y el pecho. La sanación de esta zona, la curación del corazón lleva la integración a lo largo de todo el ser.

5. Puedes valerte de cristales amarillos, como ágata, ámbar o turquesa con sus venas amarillas para ayudar a la digestión y aliviar las alergias alimentarias. Sitúa una piedra amarillo en la región de tu plexo solar. Toma la determinación de relajarte y permanecer tranquilo permitiendo a la energía de la piedra armonizar y resonar en tu Chakra.

6. Pon el poderoso ojo de tigre o cornalina en la parte inferior del abdomen para equilibrar con sus vibraciones las emociones y la sexualidad. Estimular el Chakra Swadhishthana con piedras de color naranja trae la gracia y la aceptación.

7. Equilibrar el ancestral Chakra de la base con piedras de color rojo o negro. Granate, rubí, ónix, obsidiana, turmalina te ayudará a mejorar la fertilidad y la liberación de inhibiciones. Las gemas con tonos tierra promueven el coraje, la prosperidad y dan a la persona una presencia dinámica.

COMO DESPERTAR LOS CHAKRAS

Todas nuestras facultades mentales y espirituales conducen al despertar del hombre, a la iluminación. El término Chakra hace referencia a un punto del organismo humano donde las funciones corporales y la energía psíquica o espiritual se combinan formando un todo. Estos centros o ruedas energéticas son de uso general en las prácticas budistas e hindúes. Despertar los Chakras requiere práctica, un sentido moral del Yama y Niyama yoga, la meditación y la capacidad de concentrarse en guiar la energía a través de nuestro cuerpo. Hay cantidad de estos centros secundarios en todo el cuerpo, pero 12 son principales , hallándose dos en los pies, dos Chakras en las manos y 8 que se encuentran a lo largo de la columna vertebral (7 más el Gurú Chakra que es el vacio o hara).

Siéntate en la colchoneta de yoga, manteniendo la espalda recta y las piernas cruzadas en Padmasana, Siddhasana o Sukhasana. Visualiza el modo en que tu Chakra de la raíz en la base de tu espina dorsal despierta y extiende en el suelo. Visualiza como tu Chakra coronario despierta en la parte superior de la cabeza y se extiende hacia fuera en el universo. Visualice el despertar de tus otros 6 Chakras, ejecutándose en línea recta hacia abajo de la columna vertebral, ten sentido tridimensional y percibe cómo se extienden por delante y detrás de ti. Ahora visualiza como a través de los Chakras de las manos y los pies recibes la energía del universo que te rodea. Estas energías iluminadas están aumentando tu fuerza vital. Cierra los ojos e inhala profundamente. Mantén el aliento en Kumbhaka. Exhala lentamente. Repite este proceso de respiración pranayama, inhala y exhala varias veces.

Al inspirar por la nariz imagínate que estás introduciendo la respiración a través de tu Chakra raíz Muladhara y exhalando por la parte frontal y posterior del segundo Chakra Swadhishthana. Repite los mismos pasos para el tercero y así con todos hasta despertar el octavo Sahasrara de la espina dorsal. Realiza el mismo proceso poniendo tu conciencia en los pies y en las manos para despertar los Chakras ahí ubicados. Utiliza más de un aliento si crees que existe un bloqueo que impide despertar cualquier Chakra. Culmina el ejercicio llevando la respiración a través de tu Chakra basal, el despertar, desbloqueo y la liberación de Kundalini se producirán a través de tu Chakra de la corona después de varias respiraciones, entonces sentirás cada vez más la ampliación de tu energía. Los Chakras iluminados anunciarán el despertar. Tras unos minutos, finalizar el ejercicio de meditación abriendo lentamente los ojos y quedarse en relajación respirando normalmente.

EJERCICIOS PARA LOS CHAKRAS

Ocurre que cuando los Chakras del cuerpo humano no están equilibrados, una amplia gama de trastornos físicos, espirituales y mentales se producen para el individuo. Todo cuanto nos condiciona, desde dolores de cabeza a la depresión o la timidez puede ser corregido mediante la armonización de los Chakras. Una forma de corregir el desequilibrio es tomarse tiempo para llevar una sadhana y hacer a diario ejercicios diseñados para cada Chakra específico.

Veamos la mejor manera de averiguar si es necesario equilibrar los Chakras. Empieza tomando una o ambas de las pruebas en los siguientes ejercicios. Cuanto más honestas sean tus respuestas más precisos serán los resultados del ejercicio.

LOS CHAKRAS Y SUS FUNCIONES: Instalado en el perineo y la base de la columna vertebral se encuentra el primer Chakra Muladhara. En sus funciones está asociado con el intestino grueso, los pies, las piernas y la base de la columna vertebral. Es responsable de la eliminación de residuos, sensación de estar conectado a la tierra, la vitalidad física, y manifestar deseos. Las cuestiones relativas a la supervivencia física como el alimento, la vivienda, el dinero y los desastres naturales provocados por el hombre, y las relaciones se asocian con el Chakra raíz. Algunos signos de que el primer Chakra no desempeña bien sus funciones son los problemas de dinero, la inseguridad, los problemas de la supervivencia, el nerviosismo y encontrase atolondrado. Un ejercicio excelente para equilibrar Muladhara es pararse en una postura con los pies separados más que el ancho de los hombros, los dedos apuntando hacia fuera y las manos en las caderas. Flexiona las rodillas como si estuvieras haciendo una sentadilla, haz una pausa en esta posición, respira, proyecta la pelvis hacia adelante y mantén la postura. Exhala y envía la pelvis hacia atrás. Repetir el movimiento de balanceo diez veces. Hacer la secuencia completa al menos tres veces.

Otro centro que es interesante abrir es el Chakra del sacro, que está justo debajo del ombligo. Entre sus funciones están dominar la intuición, la creatividad, la sexualidad, las emociones, el deseo y la intimidad. Swadhishthana se asocia con la piel, los genitales, el vientre, la vejiga y los riñones. Cuando el segundo Chakra está bloqueado, los órganos pélvicos y reproductivos son más susceptibles a la enfermedad. Si no está bien equilibrado, el sujeto puede experimentar un comportamiento obsesivo desesperanza y ser emocionalmente vacío. Para activar el segundo Chakra tenemos un ejercicio que es similar al primero. Debes dar los mismos pasos que en el anterior al agacharte, recuerda el balanceo de la pelvis hacia atrás y adelante. Después de las diez repeticiones, rotar las caderas en un círculo sin mover apenas el tronco y los hombros. Inspira mientras proyectas las caderas hacia delante, espira mientras giras a la derecha, inhala mientras las desplazas hacia atrás y exhala mientras haces giros a la izquierda. Repite el ejercicio 7 veces.

Ordenando las funciones del cuerpo por debajo de él, por encima del ombligo se encuentra Manipura, el Chakra del plexo solar. Sus funciones implican regular la respiración y el diafragma, las glándulas suprarrenales y los órganos digestivos. Cuando el tercer Chakra está cerrado, hay una tendencia a tomar malas decisiones, demasiado trabajo en vano y ser crítico y enjuiciador. Lo mejor que podemos hacer en este caso es saltar de alegría para restaurar el tercer Chakra bloqueado. Saltar hacia arriba y hacia abajo, procurando que las rodillas lleguen lo más cerca posible del pecho. Mantén las rodillas ligeramente dobladas al aterrizar para evitar el estrés de la articulación de la rodilla. Un mini trampolín o la ayuda de un socio son una gran herramienta para este útil ejercicio.

Cerca de la glándula Timo, en el centro del pecho se encuentra el Chakra Anahata. Se asocia con el corazón, los pulmones, el sistema inmunológico, el timo y los ganglios linfáticos. Aquí es donde funcionan los sentimientos, el dar y recibir amor y tener la capacidad de perdonar. Cuando el Chakra del Corazón está completamente abierto y equilibrado, uno es capaz de trascender el ego. Si se encuentra cerrado, la soledad, nulidad de afectos, las cuestiones de desconfianza y las dificultades con las amistades se producirán. Para activar el Chakra del corazón haz este ejercicio: hay que acostarse en el suelo, las piernas extendidas, las manos sobre el pecho. Levanta suavemente la zona superior de la espalda, lentamente arquea la columna en la medida que te sientas cómodo, manteniendo el trasero en el piso. Espera y respira. Desciende la espalda hasta el suelo, estira los brazos, recoge las caderas y las nalgas hasta quedar sobre la espalda en posición fetal. Gira la cabeza hacia un lado y el otro. Haz todo 7 veces.

Abrir el quinto Chakra es activar las funciones de la garganta, la tiroides, los nervios, los ojos y los músculos. Es el centro de comunicación y se relaciona con los logros artísticos. Si se encuentra bloqueado, te podrías sentir tímido o tener dificultades con la libre expresión. Si en oposición se encuentra demasiado equilibrado, la persona podría tender a ser demasiado habladora y a no escuchar lo suficiente. Un ejercicio que armoniza este Chakra consiste en hacer movimientos de la cabeza y el cuello y finalmente rotaciones. Sentado bien derecho con la cabeza hacia delante toma una inspiración, inclina la cabeza hacia atrás. Exhala y baja la barbilla hasta el pecho. Repite varias veces. A continuación, inspira y gira suavemente la cabeza sobre el hombro derecho y espira, y luego sobre el hombro izquierdo. Finalmente realiza varios giros completos en ambas direcciones. Repítelo todo varias veces.

El visionario Chakra del tercer ojo se encuentra entre las cejas y es el centro del cuerpo humano con mayor intuición o poder psíquico. Gobierna las funciones de las glándulas pineal y pituitaria, el cerebro y los oídos. Un sexto Chakra bloqueado puede conducir a sufrir en lo físico problemas de visión; y en lo afectivo una mente cerrada, la falta de claridad y la ignorancia de los poderes intuitivos. Elevar los globos oculares y hacer confluir la visión en el entrecejo es un excelente ejercicio y la mejor manera de abrir el tercer ojo. También actuar fingiendo mirar un reloj y mover los ojos en las siguientes direcciones mientras se repite varias veces: 12-6, 9-3, 2-8, 10-4. Al empezar este ejercicio, todos los números van en sentido horario. Al continuar el ejercicio, todos los números van en sentido contrario.

Siguiendo el orden inverso, el último de los siete Chakras principales es el Sahasrara o corona, ubicado en la parte superior de la cabeza. Al igual que el sexto Chakra Ajna, mantiene el cerebro, las glándulas pineal y la pituitaria, así como el sistema nervioso. En pleno funcionamiento, la forma más alta de la iluminación espiritual es el Chakra coronario . Despertar este centro te permite trascender el mundo físico. Si está desequilibrado, los sentimientos de infelicidad y la soledad invaden a la persona. El ejercicio de Hatha Yoga denominado Sirshasana o postura invertida sobre la cabeza ayudará a equilibrar el Chakra de la coronilla. En una posición de rodillas, se inclina el torso hacia adelante cerca de las rodillas depositando la parte posterior de la cabeza entre las manos entrelazadas en el suelo. Levanta el trasero en el aire hasta que estés sustentado en los codos y la parte superior de tu cabeza. Empuja un poquito y eleva las piernas hasta estirarlas y mantener durante unos minutos. La postura se puede hacer cerca de una pared que sirva de apoyo. Este ejercicio de yoga sirve para equilibrar de forma eficiente todos los Chakras. Desciende de nuevo y mantén la cabeza baja durante unos minutos antes de incorporarte.

MEDITACION DE LOS CHAKRAS

Una técnica milenaria practicada por los Yoguis de la India y el Tíbet desde la antigüedad es la Meditación de los Chakras. Por el despertar de Kundalini se centra la mente, mientras que el espíritu encarnado continúa haciendo hincapié en el cuerpo. Antiguos sistemas místicos de creencias esotéricas orientales sostienen que el cuerpo humano tiene siete Chakras principales o cúmulos de energía, y que las visualizaciones guiadas y la meditación pueden estimular y liberar su poder no solo para lograr los Siddhis o poderes extraordinarios, sino también para tener una experiencia gozosa en la vida diaria. La práctica de la meditación de los Chakras es utilizada hoy en día por muchas personas para combatir la fatiga y el estrés, y promover un estado general óptimo en lo físico, espiritual y mental de la salud.

Lo primero que se precisa es ser consciente de las ubicaciones de los 7 Chakras principales y sus nombres propios: el Chakra base Muladhara se encuentra en la raíz de la columna, el Chakra sacro Swadhishthana se halla en la parte inferior del abdomen, el Chakra de plexo solar Manipura entre el ombligo y el pecho, el Chakra del corazón Anahata en el centro del pecho, el Chakra de la garganta Vishuddha en la manzana de Adán, el Chakra de la frente Ajna sobre el entrecejo y el Chakra corona en la cúspide del cráneo.

Procede ahora a memorizar los colores. El primer Chakra es de color rojo, el segundo naranja, el tercer Chakra amarillo, el cuarto de color verde, el quinto Chakra azul, el sexto índigo, y violeta el séptimo Chakra de la cabeza.

También precisas conocer las propiedades y funciones de cada Chakra. Todos y cada uno de los 7 tienen una función principal asociada con ellos. La propiedad del primero es instinto, la función del segundo es sexualidad, el tercero es el poder, el cuarto es el amor, el quinto es la creatividad, el sexto es intuición, y el séptimo un conocimiento superior que no es de este mundo.

Sentado en postura del loto o acostado en postura del cadáver en su espacio dedicado a la meditación. Tu espalda debe estar recta, sin embargo, independientemente de si el cuerpo se halla en posición vertical u horizontal. Profundiza en el proceso de la respiración. Tú no tienes que preocuparte de regularla ni de respirar en intervalos específicos, siempre y cuando tu respiración no sea restringida y tu inhalación y exhalación llenen y vacíen tus pulmones del todo.

Siente como viaja el aliento hasta la columna vertebral mientras inhalas y hacia abajo de la columna vertebral al exhalar. Repite varias veces el ejercicio, hasta que sientas que Prana y Apana en tu columna vertebral han sido activados.

Comienza la meditación con tu primer Chakra. Imagina su color. Trata de sentir su energía despertar. Cuando hayas visualizado plenamente este centro, mueve la atención y la respiración hasta el segundo.

Repite los mismos pasos para cada uno de los siete Chakras. Cuando hayas terminado el ejercicio, puedes hacer el camino de vuelta hacia abajo. Para cada centro de energía, debes imaginar vívidamente su color, la propiedad asociada con él y sus funciones. Siente que la propiedad comienza a despertar dentro de ti cuando te concentras en ella.

El uso de cristales para los Chakras aumentará la energía de tu práctica de meditación. Mantén las piedras correspondientes a cada Chakra en tus manos, visualiza sus cualidades y sus colores influyendo al centro correspondiente y por simpatía, iluminando a todo el sistema.

Jesus Bonilla

Mi nombre es Jesus Bonilla aunque en muchos sitios me conocen por yogui Tanumanasi, soy Maestro de Yoga y veo el mundo desde Madrid donde trabajo. Desde niño adicto al Yoga y a las montañas, sobre todo Pirineos y Alpes Dolomitas, escribo sobre Yoga, Meditación y lo que pasa por mi cabeza cuando no estoy haciendo trekking, de viaje en Oriente (casi siempre India), y cuando los retiros y mi sadhana me dejan tiempo libre. Te invito a formar parte de mi Comunidad Yoga de Jesús Bonilla en Google Plus.


Licencia de Creative Commons Yogallimite by Jesus Bonilla Fraile is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License

Protected by Copyscape Duplicate Content Detection Software